Cómo prepararse para una cesárea

prepararse_cesareaExisten diferentes circunstancias que podrían llevar a un doctor a programar una cesárea en vez del parto normal para recibir al recién nacido, entre las más comunes están que el parto podría ser peligroso para el bebé o para la madre.

Algunos factores de riesgo son los embarazos múltiples que podrían complicar el parto, de tres o más bebés, otro escenario peligroso es que el tamaño del bebé sea mayor al hueso pélvico de la madre, deformidades en la vagina o en el cuello del útero que no permitan pasar al bebé, entre otros.

Los preparativos para una cesárea son muy parecidos a los de un parto en condiciones normales, solo que puede tener algunos pasos extra, a continuación una lista con los pasos de una cesárea:

Reunión con un médico anestesista

En cualquier operación, la labor del anestesista es clave. Deberás programar una revisión previa el médico  a cargo de la anestesia, pues te harán diferentes y deberá indicarte si eres apta para recibir la inyección epidural necesaria para la intervención. Esta anestesia localizada le permite a la madre estar despierta para recibir al bebé y lo pueda tomar en brazos inmediatamente.

Evite comer antes de ir al hospital

Como en la mayoría de los procedimientos quirúrgicos, el médico te pedirá que evites ingerir alimentos desde al menos 10 a 12 horas antes de llegar al hospital o clínica. Tampoco es conveniente tomar ninguna clase de medicamento antes de la operación, ya que la combinación con la anestesia puede generar reacciones adversas.

Duración

La operación tiene una duración de una hora aproximadamente entre los preparativos y las curaciones finales, aunque el nacimiento del bebé solo tarda de 15 a 20 minutos. Terminada la intervención serás llevada a la sala de recuperación donde podrás interactuar con tu bebé más tranquilamente.

Hora de cuidarse después de una cesárea
Muchos hemos oído de dicha intervención, sin saber nunca cómo describirla de manera correcta. Pues bien, este es un procedimiento mediante el cual se extrae a un bebé desde la mujer embarazada, para evitar así complicaciones que pudieran acontecer con el parto natural. Por esto, y al ser una cirugía mayor, la recuperación de la madre es algo que siempre debe preocupar.
La mejor manera para asegurar una curación adecuada es llevar una dieta saludable, y ésta debe incluir una variedad de alimentos de cada uno de los grupos alimenticios, incluyendo muchas frutas y verduras frescas, granos enteros, carnes magras y productos lácteos bajos en grasa.
Olvidarse de la comida chatarra y los alimentos altos en calorías durante la fase de recuperación, debido a la necesidad de limitar la actividad física. Si considerar siempre comidas con alto índice de proteínas, vitamina C, hierro (para restaurar la sangre perdida durante la intervención) y mucho líquido.

Comments are closed.