¿Cómo prevenir un parto prematuro?

Las complicaciones en un embarazo pueden darse al comienzo como en la etapa final, por lo mismo, la madre siempre debe estar muy atenta a todos los síntomas que vaya sintiendo a lo largo del proceso para poder evitar importantes problemas, como un parto prematuro.

clinica_alemana_parto_prematuroLos especialistas indican, que un parto normal es aquel que se realiza natural y luego de las 37 semanas de gestación. Por lo tanto, consideran que cualquier nacimiento antes de este tiempo, es un parto prematuro. Además de eso, todas las mujeres embarazadas se encuentran propensas a sufrir este tipo de partos, si no se toma atención a las señales, ya que no existe causa determinada aún.

Por este motivo, es importante que no olvides las siguientes pautas para desarrollar un embarazo sano y no arriesgar la vida de tu futuro hijo:

  1. Bebe el agua suficiente que te permita eliminar las toxinas necesarias, pero que no te hinchen demasiado si estás lejos de un baño.

  2. Evita volver a embarazarte en menos de 9 meses pasado tu primer hijo.

  3. Aliméntate sanamente, según las indicaciones de tu médico y realiza una rutina de ejercicios para evitar complicaciones como la preeclampsia o diabetes, las cuales ocasionan un parto prematuro.

  4. Identifica los síntomas: cinco contracciones por hora, sangrado frecuente, hinchazón de rostro y manos, vómitos, dolor al orinar y en la parte pélvica.

Tomando en cuenta estos puntos, lo principal es cuidarte a lo largo del proceso y asesorarte debidamente con tu médico. Evita sufrir complicaciones de este tipo y arriesgar así la vida de tu hijo como la tuya.

Alimentación doblemente saludable

Hemos mencionado que el riesgo de un parto prematuro es latente tanto al comienzo como al final del proceso, por esto mismo, una de las cosas que no se deben dejar al azar es la alimentación de la futura madre, la cual se debe ajustar a lo que necesita dejando de lado el mito que debe comer por dos. Sino que entender, que un embarazo requiere y absorbe mayor energía del organismo, por lo que se debe escoger aquellos alimentos que la proporcionen debidamente.

Cuando mencionamos que los alimentos deben ser los adecuado, nos referimos al nutrientes que estos aportan y seleccionar no sólo aquellos que ayuden a la madre, sino también al desarrollo del bebé en el viente. Para los huesos y dientes, el calcio es fundamental, el hierro por su parte para la generación de los glóbulos rojos y que se encuentra en la carne, legumbres, huevo y pescados y no olvidar los ácidos grasos y el Omega 3, para la formación del cerebro y el aparato nervioso.

Comments are closed.