Un bulto en la axila: ¿cuándo debe preocuparnos?

Rate this post

Cuando nos encontramos un bulto en la axila, la primera reacción es un ligero retorcijón en el estómago, ya que puede ser una señal de un posible cáncer. Sin embargo, no todos los bultos son tumores ni tienen que estar necesariamente relacionados con esa enfermedad. Por lo mismo, lo primero que debemos hacer es mantener la calma y consultar con algún especialista, quien luego de uno o más exámenes físicos va a determinar de qué se trata.

La principal causa es la inflamación de algún folículo piloso, el cual no tiene mucha relevancia clínica, pero existen causas letales como los linfomas. No obstante, la causa más común para esta anomalía es la forunculosis, que corresponde a un simple folículo inflamado a raíz de una infección, producida casi siempre por un vello enquistado.

A continuación, una lista con las posibles explicaciones de un bulto en la axila:

Forunculosis

Es una de las causas más comunes por las que se forman pelotitas en las axilas. Corresponde a un quiste que se forma la glándula sudorípara debido a una infección. Esto bloquea el poro impidiendo la salida del sudor. En algunos casos puede doloroso o muy molesto.

bulto_axilaGanglios inflamados

Los ganglios pueden inflamarse por diferentes razones, y no es una situación de cuidado. Los más comunes son los que se inflaman en el cuello y las axilas y se producen por infecciones, esta inflamación se puede originar por un resfrío, fiebres muy altas, e incluso por una caries en algún diente o muela. Se aglomeran principalmente en la región inguinal y en la región axilar. Es por esta razón que en eventos infecciosos podemos percibir como una inflamación anormal en la axila.

Linfoma

Es un tipo de cáncer que tiene muy buen pronóstico si es detectado a tiempo, ya que existen tratamientos muy efectivos. Existen diferentes tipos de linfoma y para cada uno hay un tipo de medicamento y procedimientos específicos. El linfoma, a veces va acompañado de otros síntomas como fiebre, pérdida de peso y aumento en la sudoración.

Dentro de los linfomas están los “linfoma no Hodking” y los “linfoma tipo Hodking”. Es un tipo de cáncer que tiene tratamiento y éstos son siempre muy efectivos. En resumen, siempre debes preocuparte, pero en su justa medida.

Cualquiera sea, es imprescindible consultar con tu médico y, debido a la cercanía de las axilas con los senos, será buena idea recurrir también a un ginecólogo para descartar la presencia de otros quistes, inflamaciones o posibles tumores en las mamas a través de una Mamografía.

Comments are closed.