El embarazo y su primer mes

Desde un tiempo hasta hoy, has experimentado sensaciones en tu cuerpo que desconocías y muchas de ellas no han sido muy agradables, náuseas y vómitos te dan la señal de que algo ha cambiado. Al mismo tiempo te das cuenta que tienes un atraso en la llegada de tu menstruación y para descartar decides hacerte un test de embarazo, ya que puede ser posible que lo estés. Luego de un par de minutos, el moderno aparato te indica lo que sospechabas: serás madre. Por esto, quiero contarte de qué se trata este primer mes de embarazo y maternidad.

Primer mesLuego de haber ido a confirmar la noticia con un especialista, éste te comenta que estás embarazada, ya que los exámenes arrojaron la presencia de la Hormona Gonadotrapina Coriónica Humana (GCH), la cual señala que dentro de tu vientre se encuentra un ser con vida. Tal como te comentaba, las variaciones que experimentas durante este periodo y los que vendrán, son muy normales dado el cambio hormonal que estás sufriendo. Este cambio te afectará física como mentalmente, es decir también tus emociones serán vividas de forma distinta.

Cambios emocionales

Durante el primer mes de embarazo de toda mujer, ésta experimentará bruscos cambios de humor, pudiendo estar muy feliz en un momento para pasar radicalmente a la tristeza. Por lo tanto, es de suma importancia tener presente lo que podría conllevar laboral y socialmente estos cambios, teniendo una mayor paciencia frente a estos sucesos, ya que son de total normalidad por parte de la embarazada, favorablemente, para todos son de poca durabilidad. Así, la pareja cumple un papel fundamental o quién se encuentre en compañía de la mujer.

Todo este proceso de cambio en los ánimos de cada mujer, se debe al desorden hormonal que está sufriendo la embarazada dentro de sur organismo, ya que los neurotransmisores del cerebro no están recibiendo los mismos niveles hormonales como antes. Los estrógenos y la progesterona aumentan, debilitando su parte racional y duplicando la emocional.

Alimentación

Cuando sepas que estás embarazada es importante que tu médico te indique los cambios que debes hacerle a tu dieta. No se trata de que comas más ni por dos, sino que ingieras alimentos ricos en proteínas y vitaminas que le ayudaran a tu organismo como al de tu futuro hijo. Según los especialistas, es recomendable que consumas ácido fólico o vitamina B9, que los podrás encontrar en todas las verduras de hoja verde, legumbres, paltas, naranjas y cereales. Es de gran relevancia que comiences a alimentarte mejor durante las primeras ocho semanas, ya que el periodo en tu bebé desarrolla parte importante de sus órganos.

Futuras madres vegetarianas

Es posible observar como en la actualidad muchas personas han modificado sus hábitos alimentación, dejando la carne de lado. Por esta razón, es de suma importancia proporcionar una guía para aquellas madres que son vegetarianas o veganas, ya que no es lo mismo.

Dada esta elección, es recomendable que el médico de cabecera pueda orientar sobre la alimentación que debe tener durante el primer mes, dado que para una persona que consume carnes y lácteos con normalidad, la ingesta suele ser menor a la que una mujer vegetariana debe consumir diariamente.

Así, su dieta debe estar enriquecida en vitamina B12 y D, junto con el calcio, que ellas deberán suplementar para alcanzar la cifra recomendada que son en ente 1200 y 1500 mg por día. También, no deben olvidar las proteínas, el hierro y Omega 3.

El feto

Durante el primer mes, el feto estará en una etapa de desarrollo muy importante, ya que está comenzando la reproducción celular lo que desencadena en la formación del bebé. Por lo tanto, todo lo que hagas durante este mes influirá directamente en la salud de tu hijo, deberás dejar los vicios que tengas y mantener una dieta balanceada para que tu cuerpo y mente se aún más fuerte para que tu bebé crezca sano y no haya ninguna complicación durante los próximos meses.

En cuanto el gameto masculino y el femenino se unen, se desarrolla un huevo denominado cigoto que se conforma con la información genética de la madre y el padre, para dar paso al feto o embrión que poco a poco irá conformando a tu bebé. Lo primero que se  desarrolla es un tubo neural que conformará la cabeza y así sucesivamente. La placenta protege al embrión y tu organismo como rutina, le proporcionará lo necesario a tu hijo para que crezca con normalidad.

Su corazón como pulmones se irán formando y pequeñas protuberancias darán paso a sus brazos y piernas, el corazón comienza a latir, el tubo neural se transformará en su diminuto cerebro y la médula espinal se irá creando poco a poco, no medirá más de 9 milímetros y pesará aproximadamente 0,5 gr en las primeras ocho semanas.

Comments are closed.